COCA-COLA, CRONOLOGÍA DE LAS AGUAS NEGRAS (+DOCUMENTAL “KILLER COKE”)

NeighborCuando estalla la Segunda Guerra Mundial en 1939, “El Jefe” Robert Woodruff, director de The Coca-Cola Company entre 1923 y 1954, declara que “todo hombre del ejercito americano podría obtener una botella de Coca-Cola a cinco centavos donde quiera que estuviese, y fuese cual fuese el coste para la empresa” (información extraída del libro “Coca-Cola: la historia negra de las aguas negras“, de la CIEPAC, Centro de Investigaciones Económicas y Políticas de Acción Comunitaria). En forma de resumen a cerca de lo que la Segunda Guerra Mundial supuso para la Coca-Cola, podemos decir que en 1939 tan sólo había cinco plantas embotelladoras de Coca-Cola fuera de Estados Unidos, en 1945 ya había sesenta y cuatro.

german-fanta¿Fue Coca-Cola una colaboradora del régimen nacionalsocialista? Algunos hechos indican que no fue tanto una colaboración política, como un mutuo apoyo en tanto que publicidad, por ejemplo, en los Juegos Olímpicos de 1936, que patrocina Coca-Cola, o en los estadios de Berlín donde Goebbels organiza los mítines y que Coca-Cola llena de su propia publicidad. Para ver más ejemplos de esta colaboración publicitaria, recomiendo visitar Coca Cola at War (on BOTH sides).

SantaEstamos en el 29 de junio de 1943, cuando el General Dwight D. Eisenhower ordena a la Coca-Cola mandar tres millones de botellas a los aliados de África del Norte. Damos un salto hasta el año 1953 donde Eisenhower se convierte en el Presidente de los Estados Unidos. Es entonces cuando, de mano de este General agradecido, se le concede a Coca-Cola un contrato de suministro a todos los banquetes de la Casa Blanca (según la CIEPAC).
Desde luego, Eisenhower está muy lejos de ser el único presidente con contactos estrechos en la Coca-Cola. Carter, por ejemplo, necesita de la influencia de la Coca-Cola para irrumpir en el mercado chino. O Kennedy, que en 1963 ofrece la embajada de EEUU en Inglaterra a Robert Woodruff, quien la rechaza (según fuentes de la CIEPAC).

4c90071ec0f87_49764n1964, en plena campaña electoral, Jimmy Carter contrata los servicios del especialista en publicidad de la Coca-Cola y declara “Tenemos nuestra propia representación del Departamento de Estado en la compañía Coca-Cola. Ellos me proporcionan, por adelantado, los informes acerca de un país determinado, cuáles son sus problemas, quiénes son sus dirigentes y cuándo iré allí, además de presentarme a los líderes de esas naciones.” En otras palabras: Coca-Cola, entre demás empresas, ayuda a financiar la campaña de Carter a la presidencia de los EEUU y, una vez en el poder, Carter devuelve el favor a la Coca-Cola colocando a sus empresarios en el poder: Charles Ducan pasa a ser subsecretario de Defensa, antes de pasar a la Secretaría de Energía; Joseph Califano obtiene el Ministerio de Salud, Educación y Bienestar Social, entre otros.

_62817274_coke_gettyLa década de los 70 es conocida por la crisis de los llamados países tercermundistas, vemos que en 1973 se multiplica por cuatro el precio del petróleo. Esta situación beneficia la economía de los países productores de petróleo, que a su vez, los bancos que acudían a dichos países lo hacían con un tipo de interés muy bajo lo cual precipita la crisis de la deuda del ’82, cuando se populariza la adquisición de nuevos préstamos para hacer frente al pago de deudas impagables, provocando, con esto, no sólo la catástrofe económica de esa década, sino también la multiplicación de la deuda. Se inician los Planes de Ajuste Estructural. A través de este ajuste estructural, los países tercermundistas pasan a estar todavía más endeudados con el Banco Mundial (BM) y con el Fondo Monetario Internacional (FMI), una deuda, sea dicho, envuelta en un porcentaje tan absurdamente alto que resultaba impagable. Así, las instituciones del Bretton Woods (BM y FMI) empiezan a apretar tuercas y a obligar a los países tercermundistas a que abriesen sus mercados a las transnacionales. Es con esta apertura, como decíamos, que se inicia la era del modelo neoliberal y, como hemos visto, la aplicación de las Políticas de Ajuste Estructural. Citando a Gustavo Soto, en su libro Coca-Cola: la historia negra de las aguas negras (tercera parte):

Inicia con esto tal competencia y ambición de las transnacionales por las empresas públicas y la privatización de las materias primas […]. A partir de este momento, veremos más cerca de la Compañía Coca-Cola las fuerzas militares y paramilitares de otros países; y un mayor aumento en la violación de los Derechos Humanos.

hqdefault

Después de varias reuniones del Comité Ejecutivo, en las que se estableció una declaración de principios y se trazaron las líneas maestras de la organización, en mayo de 1975 tiene lugar en la localidad japonesa de Kyoto la primera sesión plenaria de la Comisión Trilateral. Los delegados asistentes a la misma representan en su conjunto alrededor del 65% de las firmas bancarias, comerciales e industriales más poderosas del planeta. Figuran entre ellos los máximos dirigentes de las bancas Rothschild y Lehmann, del Chase Manhattan Bank, de las multinacionales Unilever, Shell, Exon, Fiat, Caterpillar, Coca-Cola, Saint-Gobain, Gibbs, Hewlett-Packard, Cummins, Bechtel, Mitsubishi, Sumitono, Sonny, Nippon Steel, etc., así como los mandatarios de varias Compañías públicas nacionalizadas de proyección multinacional. En definitiva, los mayores productores mundiales de petróleo, de acero, de automóviles y de radiotelevisión, y los principales grupos financieros del planeta están en manos de miembros activos de la recién creada Comisión Trilateral. Con el transcurso del tiempo y las sucesivas incorporaciones, la concentración de grandes firmas en el seno de la Comisión iría a más. Los dos temas que constituyen el objeto central de aquel encuentro no pueden llevar títulos más expresivos: “La distribución global del Poder” y “Perspectivas y asuntos claves de la Comisión Trilateral” (El nuevo orden mundial: génesis y desarrollo del capitalismo, Martín Lozano, II, Comisión Trilateral). La Conferencia de Davos de 1972 ofrece una buena muestra al respecto:

En los próximos treinta años, alrededor de trescientas multinacionales geocéntricas [entre las cuales se encuentra Coca-Cola] regularán a nivel mundial el mercado de los productos de consumo, y no subsistirán más que algunas pequeñas firmas para abastecer mercados marginales. El objeto deberá alcanzarse en dos etapas: primeramente, diversas firmas y entidades bancarias se reagruparán en el marco multinacional; después, hacia finales de la década, esas multinacionales se acoplarán al objeto de controlar, cada una en su especialidad, el mercado mundial.

[El nuevo orden mundial: génesis y desarrollo del capitalismo, Martín Lozano, II, Comisión Trilateral]

index5Durante el año 1977, Paul Austin viaja a Cuba para negociar con Fidel Castro, y por orden de Jimmy Carter, según él mismo escribe en su Diario de la Casa Blanca. Este viaje, huelga aclararlo, implica hartos intereses tanto para la Compañía Coca-Cola, como para el Gobierno de los Estados Unidos. Pero contextualicemos las relaciones entre Coca-Cola y Cuba antes de proseguir con dicha reunión entre Carter y Castro, quien le recibe en privado. chgPara hacerlo, nos limitaremos a citar un párrafo de el artículo de Café Fuerte Carter envió a Cuba al presidente de la Coca Cola para negociar con Castro: “La Coca Cola fue nacionalizada en Cuba en 1960 y mantiene un litigio con el régimen castrista por unos $27 millones de dólares. Pero Austin, quien trabajó para la Coca Cola desde 1949, no fue a Cuba a hablar del pasado.” Entonces, ¿de qué iban a hablar? Damos por supuesto que, a pesar de la información que internet y demás medios nos proporcionan, se nos esconden, todavía hoy, muchísimos datos sobre los intereses de dicho viaje a La Habana.Fidel comiendo con coca cola No obstante, podemos enlazar algunos sucesos. Sabemos que este mismo año (1977) caen los precios del azúcar (producto del cual, Coca-Cola es la mayor consumidora a nivel mundial). A raíz de esto, Coca-Cola presiona a Carter para que se apruebe una ley que permitiese a las empresas locales de Georgia pagar a cuatro centavos de dólar el kilo de azúcar, subsidiando, por tanto, a la empresa con fondos públicos (información sacada de la CIEPAC). Se llama a esta iniciativa de ley “proyecto Coca-Cola“. Debemos deducir, pues, ¿qué se trata de un intercambio de favores? Veamos qué gana Carter y el Gobierno estadounidense al hablar con Castro.

“La candidatura del Sr. Carter ha estado preparada desde lejos y sostenida hasta la victoria por un grupo de hombres que representan el más alto nivel del poder. Figuran entre ellos los presidentes del Chase Manhattan Bank, del Bank of America, de Coca-Cola, Caterpillar, Bendix, Lehman Brothers, Hewlett-Packard, CBS, etc. Estos hombres, junto con varios tecnócratas, algunos sindicalistas y unos cuantos políticos constituyen la rama americana de la Comisión Trilateral.
Periódico francés, Le Monde Diplomatique

01-700Durante el febrero de 1978, mientras el presidente de Coca-Cola viaja a La Habana, la compañía negocia con China su entrada al país. El acuerdo se anuncia dos días antes de que Washington y Pekín restablescan relaciones diplomáticas, el 15 de diciembre de ese mismo año (La apertura a China, entonces y hoy, El País). ¿Es casualidad?, ¿o es que los intereses de las inmensas transnacionales están tan ligados a la política estadounidense que ya resulta imposible discernir entre intereses económicos e intereses políticos? En otras palabras, este acontecimiento es uno de los múltiples sucesos que envuelven de forma extraña a la Coca-Cola y al Gobierno de los Estados Unidos, dándonos a pensar que se asemejan más a la causalidad que a la casualidad. De hecho, este mismo año, The Coca-Cola Company es seleccionada como la única empresa a la que se le permite vender bebidas frías envasadas en la República Popular de China (Análisis de Coca Cola (KO)). A China y su pacto con la Coca-Cola, la siguen Bulgaria, y demás países de régimen comunista, tales como Yugoslavia, Checoslovaquia y Rumanía.

Image22En la década de los 80’s se fortalecen las medidas neoliberales. Entre ellas la ola expansiva de las privatizaciones y el festín de las empresas transnacionales que, como buitres, acechan los gobiernos para comprar todas las empresas, recursos y bienes. El concepto de privatizaciones aumenta paulatinamente en las siguientes dos décadas y llega a incluir al agua, la biodiversidad y otros recursos naturales. Pero también se incluyen otras ventajas comparativas para el beneficio de las grandes corporaciones transnacionales: la reducción de los derechos laborales como políticas de ajuste. Amablemente llamado “mano de obra competitiva”, “reforma laboral”, etc., los derechos de los trabajadores van disminuyendo para engrosar las ganancias de las grandes empresas. Los sindicatos se convierten en su enemigo a vencer. La Compañía Coca-Cola incluso se alia con ejércitos y grupos paramilitares en Colombia (Coca-Cola y las bandas paramilitares en Colombia).

killer_coke_by_latuff2El dos de enero de 1980 muere el sindicalista Pedro Quevedo, la primer persona documentada asesinada por la Coca-Cola. Pocos meses después, en mayo, caen asesinados otros cuatro sindicalistas (CIEPAC). Y llegados a este punto, podemos citar el artículo Porque amo la vida, no consumo Coca-Cola, redactado por sindicalistas de SINALTRAINAL, publicado por la CIEPAC y redactado el 13 de febrero de 2006 en Colombia. De hecho, este sindicato tiene un pleito abierto contra Coca-Cola en 2001, y realizan continuas actividades para publicitar el boicot a la Coca-Cola (como por ejemplo la web www.killercoke.org, que aben en marzo del 2003). Sus motivos están claros: Coca-Cola asesina. Y no sólo asesina a sindicalistas de la SINALTRAINAL, sino que asesina a miles de personas anualmente, por ejemplo, a personas indias, robándoles el agua y tan sólo dejando a su alcanza agua contaminada coca_cola_coke_india-0991d-como bien muestra el documental Flow, por amor al agua; o en África, ignorando conscientemente que la inmensa mayoría de sus empleadxs tienen el SIDA (o el VIH), lo cual, por supuesto, supone la muerte de dichxs empleadxs. Pero volvamos al tema de lxs sindicalistxs y de qué alegaba la SINALTRAINAL al denunciar a Coca-Cola en el 2001:

Sinaltrainal alega que Panamaco, una embotelladora colombiana afiliada a Coca-Cola, ayudó a un grupo de paramilitares en el asesinato de varios miembros del sindicato. (…) En 2003, la corte desestimó The Coca-Cola Company como acusado, porque el asesinato tuvo lugar fuera de Estados Unidos y por tanto considerado demasiado lejos (física y causalmente) del Cuartel General de la compañía en Atlanta. El Tribunal del Distrito permitió que el caso siguiera adelante contra dos embotelladoras de Coca-Cola. Tanto las embotelladoras como los demandantes están actualmente en juicio.” (Caso Sinaltrainal contra Coca-Cola).

Antes tales acusaciones, Coca-Cola -por supuesto-, no puede quedarse quieta viendo como su imagen se ensucia, así que solicita un grupo de expertos de las Naciones Unidas para llevar a cabo una investigación independiente de sus operaciones en Colombia. A priori, parece que si la Coca-Cola es capaz de resistir a una investigación especial de las Naciones Unidas, es que no puede pecar de nada importante. Pero por otro lado, recordar que el delegado de los Estados Unidos de la Organización Internacional de Trabajadores (OIT), Ed Potter, es también director en relaciones internacionales de la Coca-Cola. Presuponemos que no es casualidad, y que la Coca-Cola nunca arriesga en ciego. Más información sobre el tema en este artículo de Bloomberg Killer Coke” Or Innocent Abroad?“. En cuanto a la acusación hacia Coca-Cola de los asesinatos de sindicalistas en manos de militares contratados, nos limitaremos a citar un documental que dirá más y mejor de lo que podríamos decir aquí, El Caso Coca-Cola:

Por supuesto, asesinar a seis personas no parece ni la mitad de grave que animar a entradas militares en países tercermundistas para imponer la ideología de mercado neoliberal. Pero es falaz pensar que son dos hechos no-relacionados. Todas las acciones de la Coca-Cola pueden medirse bajo el mismo parámetro: el del beneficio. Citamos un artículo de Tercera información, Coca-Cola despide sin indemnización y asesina trabajadores en Latinoamérica: “Esta política laboral fundada sobre el terror permite a Coca-cola aumentar enormemente sus beneficios. En los últimos 10 años han asesinado a 8 dirigentes de SINALTRAINAL (Sindicato Nacional de la Industria de la alimentación en Colombia), 2 dirigentes han tenido que exiliarse y otros 48 han sufrido el desplazamiento forzado”. Aquí una lista de asesinados por la empresa en Colombia”, lista abalada y publicada por la CIEPAC.

index_splashLa lucha contra las constantes violaciones de los Derechos Humanos por la Coca-Cola en Colombia, y por unas condiciones laborales dignas, ha tenido un eco mundial, y ha acabado desembocando en otras luchas y boicots paralelos, tales como el que se describe en la cita que sigue, extraída de Mundo Obrero, artículo: Las políticas asesinas de la Coca-Cola expuestas, por Bryan G. Pfeifer: “Después de 10 meses de investigaciones por la Junta de Revisión de Plei tos, (JRP)—un cuerpo de asesoría creado por la universidad bajo la presión de la coalición estudiantil—la Coca Cola fue encontrada culpable de violar el Código de Conducta de Venta de la Universidad de Michigan. Según la JRP, la decisión se basó tanto en las pruebas científicas que encontraron altos niveles de pesticida en la bebidas de coca cola en la India y las repetidas violaciones de la leyes laborales por la corporación en Colombia.” Otro informe más sobre el tema, es el de Gerardo Reyes para News and Press, titulado Coca-Cola, en Colombia, no sólo mata la sed.

118204901Sobre este tema, la ONG Human Rights Watch (investigación, defensa y promoción de los Derechos Humanos) lanza un informe el diez de junio de 2004 títulado Oidos Sordos: trabajo infantil peligroso en el cultivo de caña de azúcar en El Salvador. Según varios testimonios entrevistados por Human Rights Watch, las edades de lxs trabajadorxs, varian desde los ocho hasta los sesenta años. Esto, por sí sólo, ya atenta contra los Derechos de los Niños, y en consecuencia, debería atentar contra toda mente humana dotada de moralidad y racioncinio. img_1707.jpgPor otro lado, el trabajo en las plantaciones de azúcar es uno de los trabajos más peligrosos que envuelven a la Coca-Cola. Veamos el por qué. En primer término, las cañas de azúcar poseen un tóxico natural que daña la piel (tal y como se estipula en el libro Coca-Cola: historia negra de las aguas negras, de Gustavo Castro Soto, de la CIEPAC. En segundo lugar, muchas son las veces que se queman las cañas de azúcar antes de cortarlas, lo cual supone que lxs trabajadorxs, estén expuestxs tanto a respirar el tóxico humo de la quema, como a quemarse, especialmente los pies al andar por encima de las cenizas todavía ardientes. el_salvador_child_laborY aunque sea otro tema alejado de la explotación infantil, no debemos olvidar el impacto medioambiental de esta quema. Según un estudio del Programa Internacional para la Erradiación del Trabajo Infantil (IPEC), hay alrededor de 5.000 niñxs directamente contratados en la zafra de la caña de azúcar. Demás estudios e investigaciones citados por Human Rights Watch aproximan que otrxs 25.000 niñxs más, están indirectamente involucradxs con este trabajo, siendo ayudantes en lugar de empleadxs.

sugarPero no sólo explotan el trabajo infantil, sino que las condiciones en las que lo hacen son absoulta y radicalmente precarias. Por un lado, tenemos la peligrosidad de este trabajo, y por el otro, la falta de un sueldo digno o de unas seguridades laborales, tales como las médicas (dichas informaciones son constatables en el informe Oidos Sordos, o en el documento Condiciones y Medio Ambiente del Trabajo Infantil en la Caña de Azúcar de El Salvador, ya citados anteriormente).

Children Working on Sugar Cane Plantation

Estos hechos se traducen en situaciones de alarma, entre otras, de alarma médica. Como podemos leer en entrevistas realizadas por Human Rights Watch (Oidos Sordos) y sabiendo que en la zafra de azúcar se trabaja con machetes, cuchillos cortos y demás utensilios potencialmente peligrosos, cuando algún trabajador o trabajadora, infante o adultx, se corta con alguna herramienta, le es negado el acceso a la asistencia médica, dado que ni la empresa que lxs contrata interviene a su favor, ni ellxs tienen la posiblidad de costearse médicxs con su escaso sueldo. el_salvador_child_sugercaneEstá claro que no todxs queremos ni podemos ir a El Salvador a luchar de forma directa contra este atentado blasfemoso a nuestros derechos y conciencias, pero algo que todxs podemos hacer, sin a penas esfuerzo o cambios sustanciales en nuestras cuotidianas vidas, es dejar de consumir, no sólo Coca-Cola, sino todos los productos de esta monstruosa empresa que, ahora sabemos, tolera y perpetua el trabajo infantil.

dm-110Pero la discriminación laboral de la Coca-Cola no termina en los sindicatos, se extiende sobre en engañoso y socialmente aceptado concepto de raza. Pongamos ejemplos: en 1961 la CORE (Congreso para la Igualdad Racial) exige a Coca-Cola que en sus anuncios aparezca gente negra. Por supuesto, la lucha negra a favor de la igualdad en esta empresa es mucho más grande que la CORE. De toda manera, si nos extendíamos en cada lucha particular contra (o para reformar) la Coca-Cola, este artículo no tendría fin. Veamos un testimonio de una mujer negra, Motisola Abdallah (una de lxs cuatro demandantes que llevaron a cabo el litigio en 1999 contra Coca-Cola, acusándola de discriminación), para acabar con el apéndice racial: “Estoy feliz de que la lucha contra la Coca-Cola sea global y de largo plazo. Eso comprueba que lxs trabajadorxs dondequiera que vivan están todxs juntxs en esta lucha. Una corporación como Coca-Cola no es solamente injusta a sus trabajadorxs en un solo lugar. La injusticia corre a través de todo un negocio en el cual la ganancia es la mayor motivación.

image-2He detenido este artículo en los inicios de los años 80, no sólo a la espera de escribir, digamos, la segunda parte sino también porque es a partir de estos años cuando la información a cerca de Coca-Cola empieza a escasear. A cuanto más actual, todavía mejor escondida. Para terminar, citar a Coca-Cola Africa, y desmentir mentiras como las que salieron de la boca del economista catalán Xavier Sala i Matin (profesor de la universidad de Columbia y Premio de Economía Rey don Juan Carlos) en una entrevista para Cinco Días. Cito un ejemplo textual: “Con eso se crean centenares de miles de empleos, con lo que ésta gente puede ganarse la vida. Esto hace mucho más bien que cualquier ONG.” Después de leer este artículo, ¿podemos creer a Sala i Martín? Crea empleos, dice; por supuesto que los crea, pero ¿qué empleos?, ¿a qué coste humano?, ¿con qué condiciones laborales? Que no nos engañen más con las falacias que envuelven a toda esa filantropía humanitaria de las transnacionales. Sin explotación no habría inmensos imperios como el de la Coca-Cola Company

Anuncios

Comentalo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s